7 consejos antes de invertir en empresas y ser accionista

Creación y gestión de negocio, Finanzas Laisser un commentaire   Publicado el por Jonatan Carbonell

Invertir dinero en una empresa de otra persona puede convertirse en una gran oportunidad de negocios. Sin embargo, debes tomar ciertas precauciones y consideraciones. Si estás pensando en invertir en empresas y convertirte en accionista, llegaste al lugar indicado, pues te contaremos los 7 consejos que te ayudarán a saber si es la empresa correcta para ti, tu dinero y tu tiempo, ¡Acompáñanos!

¿Qué significa convertirte en accionista de una empresa?

Para empezar, te explicaremos qué es ser un accionista: significa poseer parte de una empresa por medio de las acciones que esta emite, lo que quiere decir que, si un grupo de accionistas funda una empresa, la propiedad de la misma será divida entre ellos.

Este tipo de proceso puede ser hecho de diversas maneras, pero la más popular es aquella que implica que las acciones sean distribuidas de formar privada y la oferta pública de las mismas.

Cuando hablamos de la distribución privada de las acciones, nos referimos a que ocurre entre las partes interesadas en fundar o comprar una empresa e intercambian capital por acciones.

La segunda alternativa, ofrecerlas públicamente, tiene el objetivo de obtener capital de los mercados y, a cambio, ofrece su capital accionario. Este grupo de acciones, en el cual nos enfocaremos, llega al mercado cuando una empresa decide hacerse pública, lo que significa que quiere ofrecer una parte de su propiedad a cambio de efectivo.

Detrás de esto, se halla lo que podríamos llamar la paradoja del crecimiento, pues una empresa que atraviesa el proceso de expandir sus horizontes y busca crecer más, justamente necesita más capital que pueda permitirle alcanzar sus metas. Entonces, para que la empresa pueda aumentar su recaudación de capital, deberá presentar sus acciones en la bolsa de valores y abrirlas a la venta pública.

En conclusión, ser accionista significa que puedes formar parte de una compañía, siendo dueño de una pequeña fracción de esta. Implicando que cuentas con una serie de derechos a los que, en ocasiones especiales, tienes acceso.

¿Cuáles son los derechos de un accionista?

Como ya te comentamos, como accionista tendrás acceso a una serie de derechos que dependerán del tipo de acciones que poseas, pues puedes ser comunes o preferenciales.

Las acciones preferenciales se ofrecen de forma privada y suelen ser adquiridas por corporaciones o inversores institucionales, puesto que suelen otorgar asientos en las juntas directivas y compran en grandes cantidades. Mientras que, las acciones comunes pueden ser compradas en la bolsa de valores y a través de brokers.

A continuación, te mencionaremos los 6 derechos que ganas cuando eres accionista:

Poder de voto

Tendrás derecho a votar cuando sea momento de tomar decisiones importantes en la empresa, desde adquisiciones y fusiones hasta la liquidación de acciones.

Este derecho puedes ejercerlo cuando se celebren juntas de accionistas, pudiendo votar de forma presencial o remota.

Propiedad sobre activos

Invertir en empresas te hace dueño por derecho de activos valiosos. Esto significa que, si estos aumentan su valor, podrás beneficiarte de eso, teniendo derecho a recibir un pago en caso de que estos sean liquidados.

Este derecho cobrará valor cuando busques vender acciones o quieras cobrar dividendos, pues la propiedad de las que eres dueño te permitirá aprovechar las ganancias subyacentes de los activos de la empresa.

Derecho de transferencia de propiedad

Cuando compras acciones, también compras el derecho a transferirlas o venderlas más adelante si lo quisieras, así como también puedes hacerlo con otras propiedades. Este derecho lo adquieres inmediatamente en el momento en que compras acciones y es justo lo que ha permitido crear la liquidez con la que funciona el mercado.

Como consecuencia, la compra y venta de acciones se hace de forma inmediata, mientras que otros activos están sujetos a la falta de liquidez, tal y como los bienes y raíces.

Dividendos

Cuando posees acciones en la bolsa de valores te es posible disfrutar del pago de dividendos que puede haber gracias al buen funcionamiento de la compañía.

Estos no son más que la distribución equitativa de las ganancias netas de la compañía y se reparten en periodos previamente acordados. Entonces, el reparto ocurre cuando la compañía decide otorgar dividendos, lo cual ocurre comúnmente con las acciones de valor y empresas consolidadas, aunque no están obligadas a realizar esta gestión.

Derecho a revisión de documentos corporativos

Los accionistas tienen derecho a recibir información corporativa correspondiente a la empresa. Esta información y documentos corresponden con los estatutos y las minutas de la junta de accionistas. 

Asimismo, las empresas están en la obligación de entregar reportes financieros a la SEC (La Comisión de Bolsa y Valores) de forma trimestral, información la cual debe acompañarse con los reportes anuales de la compañía.

Además, los documentos anteriormente mencionados también incluyen los estatutos de la estructura de un ETF, un fondo de inversión cotizado, que los accionistas deben recibir siempre que se cambie la estructura de la cartera.

Derecho a demanda

La propiedad de las acciones te permitirá efectuar demandas en caso de haber irregularidades dentro de la empresa, se incumpla alguna parte del contrato al que hayan llegado contigo o se incumplan los pagos luego de que exista una declaración de quiebra administrativa.

También puede interesarte: ¿Por qué los estatutos sociales son importantes?

¿Cómo elegir la empresa adecuada para invertir?

Decidir en cuál empresa depositar tu confianza es un proceso que describiremos como “muy personal”. En este, debes conocer y estudiar a fondo la naturaleza de la empresa y sus objetivos financieros y comerciales.

Cuando encuentras una empresa que cumple con tus expectativas, ya sea por su naturaleza o estabilidad financiera, inicia el proceso de averiguar si es realmente la adecuada para invertir en ella. 

Del mismo modo, en este proceso entra a escena el análisis fundamental de las acciones que permite dar una idea y especular sobre el precio de las acciones en un futuro. 

Esto es importante en la medida que sabemos que el interés por la empresa debe estar fundamentado con datos que te indiquen su buen desempeño, puesto que la confianza que deposites en la empresa no será suficiente para que las acciones suban de precio.

¿Cómo saber cuándo comprar acciones?

Invertir en empresas implica saber el momento en el cual se debe comprar o vender acciones. Muy de la mano con el apartado anterior, tiene que ver con el desempeño que tenga la empresa.

Siendo así, para saber cuál es el momento oportuno, te recomendamos establecer metas de ganancias o pérdidas que te permitan evaluar muy bien la situación. Esto es algo que puedes hacer con los distintos tipos de órdenes que están disponibles para comprar acciones. De esa forma, puedes tomar decisiones acertadas sin que el ruido de la subida o bajada de las mismas influyan en tu decisión.

Dicho esto, siempre es recomendable que tengas en cuenta algunos aspectos que sí pueden influir en tu decisión:

Respeta los ciclos del mercado, pues este ha experimentado cambios pronunciados y te recomendamos que tomes cierta distancia para evaluar de forma objetiva tu posición. Esto te ayudará a evitar comprar acciones cuyo valor ha bajado con la esperanza de que vuelva a subir.

Evita el miedo a quedar excluido. Este comportamiento te puede llevar a cometer decisiones apresuradas cuando el mercado se encuentra en alza y terminarás comprando acciones que se revalorizaron con velocidad, pero solo es por popularidad. Es importante que seas paciente para evitar pérdidas sin que puedas notarlo.

No te guíes por corazonadas. El mercado se rige por fundamentos y datos, no por lo que creas que vaya a pasar. Por eso, te recomendamos concentrar tus investigaciones a datos como las deudas, el PE Ratio y el rendimiento más reciente de la empresa.

También puede interesarte: Oportunidades de inversión en España para extranjeros

7 consejos a tener en cuenta antes de invertir en empresas

Ahora que sabes todo lo anteriormente mencionado, te daremos 7 consejos para que tomes la decisión correcta a la hora de invertir en empresas y estar conforme con tu decisión una vez seas inversionista y socio/a del negocio:

1. Define tu límite máximo de tolerancia a la pérdida

Debes conocer muy bien cuánto estás dispuesto a perder si inviertes en una empresa. Supongamos que estás dispuesto a poner en riesgo 70.000 euros, pero debes analizar la posibilidad de que, tal vez, estando dentro de la empresa, debas invertir un poco más de dinero. 

Suele ocurrir que la falta de conocimiento financiero o la actitud demasiado positiva de los socios conduzca a los inversionistas a subestimar los requerimientos reales de capital por parte de la empresa.

Si el dinero que te piden no es suficiente y ya te encuentras dentro del negocio, es posible que te puedas sentir con la obligación, por tu propio interés como inversionista, a invertir mucho más dinero o buscar otro socio que te respalde.

2. ¿En qué será invertido el capital que aportas?

Un aspecto de gran importancia es en qué será invertido el capital o los recursos que estás aportando. Es importante que, si tienes la oportunidad, preguntes a los socios cómo determinan que el capital que necesitan es ese que te mencionan. No aplicaría si ya las acciones y su precio están publicadas en un broker.

Ahora bien, los recursos que aportas son generalmente destinados a:

Aumentar el capital de trabajo; es decir, dinero que se usará para financiar los créditos a clientes, para aumentar inventarios o reducir las cuentas por pagar a los proveedores.

Inversiones de capital, las cuales se entienden como mejoras o ampliación de las instalaciones, compra o renovación de maquinaria y/o flota de vehículos, inauguración de nuevas sucursales, investigación y desarrollo, entre otros.

Pagar cuotas atrasadas de préstamos bancarios, lo cual incluye amortización de deudas y los intereses acumulados por las mismas. En ocasiones, esto puede incluir el pago de deudas que se tienen con otros socios, situación que deja mucho que pensar.

3. Revisa las herramientas para el control financiero con el que cuentan los socios

Verifica si la empresa tiene una contabilidad que te genere confianza: si el sistema contable funciona de forma correcta, si tiene estados financieros que reflejen la realidad de la empresa, puedes revisar cómo manejan el flujo de caja y la tesorería de la empresa.

También conviene indagar sobre los controles internos que implementan con respecto a las cuentas por cobrar y por pagar, los inventarios, los préstamos y presupuestos no comerciales. 

En definitiva, si te es posible, te aconsejamos revisar las finanzas de los últimos tres años.

4. Intenta establecer contacto con los socios y gerentes de la empresa

No siempre es posible que hagas un contacto personal o virtual con los que serían tus futuros socios en la empresa. Sin embargo, te aconsejamos estudiar sobre ellos. Investiga sobre sus principios, si son honrados, capaces, si tienen logros, si son brillantes.

Ten en cuenta que puede que hoy hagas una pequeña o mediana inversión, pero el día de mañana puede ser más. Recuerda que no es suficiente tener carisma, visión y grandes planes; se necesita capacidad, conocimientos, talentos, compromiso, etc., todo eso es lo que forma a un empresario realmente exitoso.

5. Que expertos en distintas especialidades te acompañen

Lo mejor que puedes hacer es que te asesoren profesionales, otros empresarios o colegas para indagar a mayor profundidad en temas específicos. Pongamos un ejemplo:

Un financiero experimentado puede ayudar a evaluar y aconsejarte sobre las finanzas y contabilidad de la empresa.

Un abogado en derecho mercantil te ayudará a verificar el acuerdo social y el estatus de la empresa en cuanto a los distintos deberes formales que le corresponden.

Algún trabajador público puede ayudarte a revisar qué tan al día está la empresa respecto a las responsabilidades tributarias y otras instituciones del gobierno, así como con las obligaciones en la materia laboral.

6. Investiga y averigua sobre el rumbo que quiere tomar el negocio

Si no eres un experto/a o no conoces a ciencia cierta el rumbo que quiere dar la empresa o en qué desean invertir tu dinero, te recomendamos investigar sobre ello.

Intercambia opiniones con clientes, empresarios o proveedores que sean conocedores. Conoce bien cuál es el nicho al que tu empresa le ofrece productos y/o servicios.

Tener dos negocios está muy bien, pero tener más de un nicho te pintará un panorama totalmente diferente.

7. Define de cuánto será el control que tendrás

Sea cual sea el tipo de empresa, una de las claves del éxito radica en la manera en las que son tomadas las decisiones y estas dependen de los controles y de la información tomada en cuenta para hacerlo.

Las sociedades mercantiles cuentan con una Junta Directiva, un Consejo de Administración o una Junta de Socios, allí es donde se toman las decisiones de carácter estratégico para empresa y suelen celebrarse una vez. 

En ellas participan el Gerente General, quien presenta  los estados financieros con su Gerente Financiero o el Contador. Asimismo, el Gerente se encarga de informar sobre los logros que obtuvo la empresa en el mes recientemente terminado para poder tomar otras decisiones importantes.

Te recomendamos participar lo más que te sea posible en la organización de la empresa y, al menos una vez a la semana, en las reuniones de Comité General donde verás los asuntos más operativos del negocio.

También puede interesarte: Relaciones societarias en España: ¿cuál debo escoger?

Todos quieren invertir en empresas con un modelo de negocio rentable, pero no es una tarea sencilla. Requiere de reflexión y una mentalidad estratégica que ayude a tomar la mejor decisión. Por suerte, en TAS Consultoría tenemos como misión asesorarte en estos momentos y ayudarte a tomar la mejor decisión a la hora de invertir tu dinero. ¿Necesitas una asesoría o crear tu propia empresa? Contáctanos a través de tasconsultoria@tas-sl.es y nuestros profesionales te ayudarán con mucho gusto.

Publicado el por Jonatan Carbonell

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

TAS Consultoría - Asesoría fiscal, contable, laboral & Creación de empresa en España

Pasos y trámites para crear una empresa en España